Cómo limpiar correctamente un rallador eléctrico

Un rallador eléctrico es un pequeño electrodoméstico muy práctico para poder preparar todo tipo de recetas de forma sencilla y ahorrar mucho tiempo al no tener que estar cortando todos los alimentos uno por uno. Ahora bien: para conseguir mantenerlo en un óptimo estado y poder utilizarlo muchos años, resulta fundamental limpiarlo de forma eficiente. A continuación te presentamos los mejores consejos para que aprendas cómo limpiar correctamente un rallador eléctrico.

Cómo limpiar correctamente un rallador eléctrico

Lo primero que se debe tener en cuenta a la hora de limpiar de forma correcta un rallador eléctrico es que se trata de un electrodoméstico pequeño y cortante y por tanto resulta fundamental tener cuidado y prevenir cualquier tipo de accidente cuando vayamos a utilizarlo y sobre todo también cuando vayamos a limpiarlo si no queremos cortarnos en un descuido durante su higienización.

Tanto para su uso como también para su limpieza es mejor colocarlo en una superficie que sea muy segura y estable, que esté plana y dónde se encuentre separado de la pared y de otros electrodomésticos para evitar tener problemas. A la hora de limpiarlo es fundamental que se encuentre desconectado de la luz o desenchufado porque de lo contrario podríamos sufrir un aparatoso accidente.

Debemos tener muchísimo cuidado con las piezas cortantes a la hora de limpiarlo incluso aunque se encuentre apagado y por supuesto al insertar las manos dentro del aparato para limpiar las zonas internas del rallador, tanto si vamos a limpiarlo a mano como si vamos a usar un estropajo o un cepillo de dientes. Cabe reseñar también que durante su utilización no debemos meter la mano dentro bajo ningún concepto, ni siquiera para empujar la comida que queramos rallar, ya que seguro que el rallador ya incluye una funcionalidad para esto (fuente: http://ralladorelectrico.es/).

No se debe limpiar el rallador eléctrico como se lavan otros utensilios de cocina ni tampoco como limpiamos la sandwichera, por ejemplo, ya que se trata de un elemento mucho más delicado que puede provocar un accidente e incluso romper estropajos si intentamos frotar en la zona interna del rallador.

Los expertos recomiendan desmontar todas las piezas del rallador que sea posible retirar y limpiarlas por separado frotando con el estropajo y usando agua y jabón. Para eliminar la suciedad más profunda lo mejor que puedes hacer es usar un poco de vinagre con limón de forma eventual (no hace falta usarlo todas las veces que limpies tu rallador eléctrico).

Si existen piezas del rallador que no puedes desmontar para limpiar por separado los expertos recomiendan ubicar el rallador en la zona del fregadero, siempre teniendo en cuenta que el dispositivo debe estar apagado y desconectado de la corriente y que tendrás que ir limpiando los restos de alimentos que puedan haber atascados dentro usando la mano y un estropajo. Asimismo, puedes aplicar un chorro de agua a presión de forma directa por los conductos por los que se introducen los alimentos para procesarlos y dejar que salgan por el otro lado para limpiar de forma muy eficiente tu rallador eléctrico.

También puede ser interesante usar un cepillo de dientes antiguo para llegar a las zonas a las que resulta más complicado acceder o si te da algo de reparo frotar de manera directa con los dedos. Con un cepillo de dientes antiguo podrás limpiar al máximo tu rallador eléctrico de forma sencilla, sobre todo si se trata de un tipo de dispositivo que cuenta con diferentes formas para rallar todo tipo de alimentos con garantías y resulta imposible limpiarlo a mano y con el estropajo.

La forma de utilizarlo será ubicar el rallador eléctrico bajo el chorro del grifo, añadir algo de detergente (el de lavavajillas es válido) y frotar un poco con las manos o con un estropajo por el interior del rallador eléctrico y después usar el cepillo de dientes antiguo para poder limpiar más a fondo y eliminar todos los restos de comida y suciedad que puedan haber quedado pegados en el rallador. Por último tendrás que aclarar de nuevo el interior del rallador eléctrico usando agua del grifo, dejarlo escurrir, secarlo de forma eficiente y guardarlo. De esta manera tu rallador eléctrico quedará muy limpio y ya lo tendrás preparado para darle su siguiente uso.

Total: 0. Votos: 0
Comparte con tus amigos
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email